Blackmagic Cinema Camera 4K

Nos hemos sumado al carro de la producción a 4K con todas las consecuencias. Después de un largo viaje produciendo con cámaras DSLR y Camcorders de Panasonic 2p, hemos empezado a sumergirnos en el ultra HD o 4K, formatos de súper alta resolución empleados en producciones más cinematográficas.

Dar el salto a este tipo de formatos no solo conlleva reunir lo suficiente como para adquirir la cámara, hay que tener en cuenta que para trabajar a estas resoluciones, nos vamos a enfrentar con archivos de tamaños muy considerables. El “Gigabyte” va a ser nuestro inseparable amigo. Por lo tanto necesitaremos servidores de almacenamiento, tipo Lacie o G-raid.

Otro factor a tener en cuenta es la velocidad del procesador y la Ram del equipo. En edición con programas tipo Final cut pro X, After effects, Davinci Resolve (programas que no deben faltar en tu estación de trabajo) el flujo de trabajo con AppleProRess HQ de 1080p, suele ser bastante ágil para un equipo con entre 4 y 12gb de Ram, pero para el mismo formato en resoluciones 2,5 o 4K, necesitaremos como mínimo entre 16 y 32 Gb de Ram. Contando con tener un buen procesador.

Si has estado acostumbrado a trabajar con Dslr, mucho de los sistemas de estabilización que usabas, dejarán de ser útiles para equipos de 2,5 K o 4K tipo Blackmagic. El motivo es el peso. La configuración de equipo aumenta considerablemente, por lo tanto hay que valorar que ciertos trípodes, slides, gliders… no serán lo suficientemente rígidos para aguantar el peso de la cámara completamente equipada.

En cuanto a la Blackmagic cinema camera 4K, nosotros solo tenemos cosas buenas que decir, a pesar de estos hándicaps que os hemos comentado.

Como podréis leer en mil foros, se trata de una cámara con sensor de súper 35mm, con un rango dinámico de 12 stops, lo que nos va a permitir captar imágenes neutras con una gran información de color, que luego será muy útil para decidir el aspecto que queremos que tome nuestra película.

Si estás acostumbrado a las DSLR, te sorprenderás cuando comiences a filmar con la BMCC y veas esa imagen desaturada.

En cuanto al tamaño del sensor, olvidaos del fullframe, esto no es una 5D de canon. La BMCC tiene un sensor de super35mm, como los que emplean la Sony NEX-FS100 Camcorder NXCAM o la canon EOS C300. Son estándares de cine. Grabar con un sensor así supone gran sencillez al trabajar con ópticas más asequibles tipo Canon Ultrasonic, CarlZeis Planar o incluso las Samyang diseñadas para este tipo de sensores.

El sistema de grabación a discos SSD es una autentica revolución, son discos bastante asequibles y fiables, con un tamaño reducido.
La BMCC comprime los archivos a AppleProRess, lo que nos evita tener que realizar conversiones antes de editar. Además podemos incluir durante la filmación información de las tomas que realicemos a modo de metadatos, con un entorno gráfico de los más intuitivo.

Existen equipos mejores, pero lo que estamos valorando aquí es una relación entre las prestaciones de la BMCC y su precio. Y sinceramente es un equipo excepcional.

Por nuestra parte añadir que su diseño es genial, conviertiéndola en un objeto muy visual.

Aquí os dejamos el primer test de campo que hemos realizado con la cámara.

Contacto

Rellena el siguiente formulario: